Justicia con pantalones

Como ya es costumbre, funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) durante la marcha realizada el pasado sábado 18 de febrero en apoyo al preso político Leopoldo López, practicaron la aprehensión de tres ciudadanos presuntamente por volar un DRON durante la movilización.

 

Los detenidos fueron presentados el lunes 20 de febrero, previa distribución, ante el Juzgado 39º de Primera de Instancia en Función de Control del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas a cargo de la Jueza Karla Moreno.

 

Durante el desarrollo la audiencia de presentación el Ministerio Público precalificó los hechos e imputó a los detenidos por estar presuntamente incurso en el delito de “Circulación aérea en zonas prohibidas”, previsto y sancionado en el artículo 138 de la Ley de Aeronáutica Civil, cuya pena es de 6 a 8 años de prisión. Asimismo, el Ministerio Público solicitó para ellos la medida de privación judicial preventiva de libertad. Acto seguido la Juez cedió el derecho de palabra a los abogados defensores, siendo uno de ellos la doctora Gloria Pinho quien tenía a cargo la defensa de dos de los tres detenidos. Durante la exposición de la defensa técnica, la abogada Pinho a medida que realizaba sus alegatos de descargos, podía observar como de los ojos de la Jueza Karla Moreno brotaban sutiles lágrimas, la angustia aparecía y se dibujaba en el rostro de la jueza, hasta que no pudo contenerse más y llevándose las manos a la cabeza solicitó a las partes un receso de cinco minutos.

 

Pasados y mucho más los cinco minutos que la Juez Karla Moreno concedió de receso, hicieron ingresar a las partes al tribunal y tomando la palabra la Juez informó a las partes que ella ponía en ese instante su cargo a la orden, por cuanto la superioridad, léase el Presidente del Circuito Judicial Penal del Área Metropolitana de Caracas el abogado Jimai Montiel Calles, le ordenaba que dejara privados de libertad a los detenidos a pesar de que no habían ningún elemento de convicción contra ellos, que no importaba y después veían como arreglaban eso. Petición la del Presidente del Circuito Judicial a la que la Jueza Karla Moreno no acató y decidió dejar la audiencia en ese estado sin emitir pronunciamiento alguno ya que renunciaría a ser juez en esas condiciones.

 

La “superioridad” decidió y en vista de que la Jueza Karla Moreno no tenía el “Coraje” de violar Derechos Humanos, que la audiencia se realizara al día siguiente y ante otro tribunal. Cabe señalar que se escuchó y dejó correr entre pasillos del Palacio de Justicia que si la Juez daba libertad a los detenidos la presa sería ella conjuntamente con los asistentes del tribunal, todas ellas damas, y por ello el gran despliegue de funcionarios y sobre todo femeninas adscritas al Sebin.

 

El día martes 21 de febrero fueron trasladados desde el Sebin y hasta el Palacio de Justicia los tres detenidos y esta vez la causa fue redistribuida al Juzgado 42º de Primera Instancia en Funciones de Control. Pero es el caso, que uno de los detenidos es funcionario del Poder Judicial y labora como Alguacil en ese mismo  circuito judicial, por lo que sus compañeros alguaciles y ante la detención arbitraria de la que fuera objeto, se solidarizaron con él y protestaron ante la Presidencia del Circuito Judicial y amenazaron con paralizar sus actividades. Logrando que la “Superioridad” les prometiera que su compañero saldría en libertad pero con la condición que revocara a la Doctora Gloria Pinho y nombrara en su lugar a la defensa pública.

 

Ante el Juzgado 42º de Control se inició una audiencia de presentación bastante atípica por no llamarla irregular, que ya había iniciado ante otro tribunal, que nunca fue suspendida sino que quedó en un limbo jurídico, pero más sorprendente es que los mismos fiscales que la noche anterior precalificaron los hechos como delito de “Circulación aérea en zonas prohibidas”, previsto y sancionado en el artículo 138 de la Ley de Aeronáutica Civil, y que solicitaron la privación judicial preventiva de libertad para los tres imputados, con los mismos elementos de convicción y por los cuales la Jueza Karla Moreno se negaba a privarlos de libertad, solicitaron una medida cautelar sustitutiva de libertad para dos de ellos y la privativa de libertad para uno solo. Solicitudes que la Juez 42º acordó y en consecuencia dos de ellos, entre quienes se encuentra el funcionario alguacil, salieron en libertad bajo medida cautelar. Con esta decisión queda en evidencia quién tenía la razón y quién avala las detenciones arbitrarias practicadas por el Sebin y que tienen a más de 100 presos políticos en la actualidad tras las rejas.

 

Es así, esta es la forma como se maneja la “Justicia Revolucionaria” con un Poder Judicial al servicio de los intereses gubernamentales y con ello se pierde uno de los cimientos principales de la democracia, como lo es, el equilibrio entre los poderes.

 

Doctora Karla Moreno usted hizo lo correcto. Usted se puso los pantalones de la justicia. Usted podrá ver la cara a sus hijos con dignidad. Otros podrán dormir tranquilos por ahora, pero los delitos contra los Derechos Humanos no prescriben y más temprano que tarde la justicia verdadera les cobrará.

Cabe muy bien recordar a ese gran genio del Derecho, al maestro Eduardo Couture quien en su decálogo del abogado expresa:

 

“Lucha. Tu deber es luchar por el Derecho, pero el día que encuentres en conflicto el Derecho con la Justicia, lucha por la Justicia, es ley de vida.

 

Joel García

@joelgarcia69

Escribir comentario

Comentarios: 0