La desobediencia civil es legítima

En el encuentro la Dra. Cecilia Sosa explicó lo que implica la condición que mantienen buena parte de los ciudadanos en lo que ya se cuentan como casi 100 días de “resistencia”: “para poder comprender lo que significa estar en resistencia nosotros tenemos que asociarlo al sistema de gobierno que consagra la Constitución, y ese sistema de gobierno es democrático, de allí, por ser democrático, tenemos la obligación de cumplir esta Constitución”.

 

Sosa continuó argumentando que el artículo 350 y el artículo 333 “nos crean la obligación de colocar la constitución nuevamente en vigencia”. “La desobediencia civil es un mecanismo informal de participación y al mismo tiempo necesita de la participación para poder presentarse como legitima. La justificación jurídica de la desobediencia y el desconocimiento se inscribe precisamente en el contexto de la falta de legitimidad de los procedimientos de defensa de la Constitución. Cuando los procedimientos de defensa de la Constitución no funcionan, están secuestrados, fueron sustituidos por otros, la desobediencia civil es legítima”.

 

Sosa, enfatizó también que “la desobediencia tiene un carácter no violento, porque se funda en el trato que en principio nosotros le vamos a dar al otro al cual estamos desobedeciendo. Nosotros buscamos que se repliegue, que comprenda que está fuera de la Constitución”.

 

Con relación a las actuaciones recientes del Tribunal Suprema de Justicia, indicó que “cada día se deslegitima más en su comportamiento judicial”. “La puesta en escena del antejuicio de mérito para la Fiscal General de la República fue muy lastimoso, en primer lugar porque no se dieron cuenta del procedimiento que asumieron. Nunca se habló de que la Fiscal hubiese cometido un delito. Lo que vimos fue más bien una especie de cayapa de sus compañeros del Consejo Moral Republicano”.

 

Cecilia Sosa afirmó que “lo que vemos es una especie de retaliación o venganza contra la Fiscal por haber declarado, en principio, la ruptura del hilo constitucional y posteriormente por haber tenido la osadía de demandar las bases comiciales y, en ultima instancia, por haber introducido un antejuicio de mérito contra los propios magistrados y suplentes del Tribunal Suprema”.

 

Con relación a la consulta popular convocada por la Asamblea Nacional para el próximo 16 de julio, Sosa respondió que “la iniciativa de una consulta popular hecha por la Asamblea Nacional es válida, es un mecanismo de desobediencia civil perfectamente legítimo y corresponde considerar, con toda seriedad, la elaboración de unas preguntas muy determinantes, muy claras, muy precisas, precisamente para que el cambio político se de en el 2017 como todo venezolano quiere”. NP

Escribir comentario

Comentarios: 0