Almagro reiteró la necesidad de aplicar la Carta Democrática a Venezuela

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), reiteró la necesidad de la aplicación de la Carta Democrática Interamericana para defender la democracia en Venezuela.

 

Mediante un mensaje en su cuenta de Twitter, el uruguayo destacó que la carta fundacional de la OEA es el instrumento necesario y el marco “idóneo” para actuar en Venezuela.

 

La Carta Democrática rige la comunidad de naciones que integran la OEA, establece parámetros básicos para la sostenibilidad del marco democrático en el continente. Este marco Jurídico, aboga por la democracia, el respeto de los Derechos Humanos, para establecer los elementos esenciales Constitucionales y parámetros legales en todos los países miembros, que permitan alcanzar la integración y con ello la paz, el progreso y la reducción de las desigualdades en la región.

 

Reiteradamente, en la OEA se ha pedido la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela, que no es más que tomar acciones diplomáticas contundente o sancionatorias por la ruptura evidente y comprobada del orden constitucional, reconocida por el bloque regional, en el país.

 

El Gobierno de Venezuela, ha dado suficientes señales que evidencian la intensificación de las violaciones graves a Derechos Fundamentales y el alejamiento del orden constitucional. La sola instauración de una asamblea nacional constituyente, representa la evidente intención de apartarse del orden democrático y la ruptura de parámetros básicos que caracterizan las democracias modernas como son, la separación de los poderes y el respeto por los Derechos Humanos.

 

El gobierno de Venezuela, si bien tiene un origen democrático, en el tiempo se ha apartado evidentemente de los parámetros rectores que establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, asumiendo  de forma sistemática y generalizada la corrupción y el narcotráfico como elemento evidente de la actuación de sus funcionarios y destacando el deterioro político y económico del país, reduciendo la acción de la disidencia con extrema violencia, desaparición forzada de personas, detenciones arbitrarias, destrucción de la propiedad privada y el homicidio como política de represión.

 

Todo lo cual atenta evidentemente, contra la integridad de la población, intensificándose cada día mas, en contra posición a lo expresamente establecido como derechos y garantías en la Constitución de la República, por lo cual se justifica sobradamente la aplicación de la Carta Democrática Interamericana. 

Escribir comentario

Comentarios: 0